Sulle Strade


Jaral de Berrio

San Felipe, Guanajuato, México







Nunca sabes dónde encontrarás un tesoro, bien puede estar girando a la derecha, y bueno, eso fue exactamente lo que nos pasó a mí y a mi familia durante nuestro viaje por carretera a Guanajuato el año pasado. Justo cuando regresabámos a Nuevo León hicimos una desviación a este pequeño pueblo que se encuentra en San Felipe, Guanajuato.

Al principio ves las casas y piensas que es un pueblo normal, pero te adentrás en él y descubres la iglesia antigua cuyas puertas te llevan a pasadisos oscuros y un tanto secretos donde se respira el misterio y las ganas de transportate al pasado para conocer cómo era el día a día cuando esta iglesia tenía vida.

Luego te encuentras con un tanto mal conservada pero fascinante ex hacienda, que en sus tiempos se imponía como la obra arqutectónica más moderna, llena de arte, colorido y vida. (Te cobran 15 pesos por entrar, pero vale la pena). Fue ahí donde mi tío Sergio González (gran fotógrafo por cierto) y yo invadimos todo el lugar para conseguir fotografías.

A veces duele ver las construcciones dañadas por el paso del tiempo, pero al mismo tiempo descubres la belleza de su decandencia. La cantidad de detalles que cubren no solo las paredes sino también los techos de la ex haciendad te dejan sorprendido a cada momento; la decoración es las habitaciones es extraordinaria. La hacienda tiene muchas puertas que te llevan a pasillo angostos por los que cabe solo una persona, eso sin duda le da un gran aire de misterio e interés; o por lo menos a mí me fascinó, quería descubrir todos los secretos que guardaba. No sé si ya han sentido eso, pero es un interés muy grande por querer conocer la historia, preguntas como ¿cuál es la función de estos pasillos ¿quién curzó por ellos? ¿qué historias tendrán por contar? Pero muchas veces todos estos secretos mueren con las personas que los vivieron. Estoy segura que es un gran lugar que visitar, aún y cuando no es una zona muy grande todo te genera curiosidad, sobre todo la iglesia anitgua y la misma ex hacienda.



Hablemos un poco de historia...

Esta zona de San Felipe, Guanajuato en in inicio fueron habitadas por indios guachichiles, pero con le llegada de los colonizadores pasó a ser un terreno dedicado al pastoreo. En 1688, esta zona, ya conocida como Valle de Jaral pasó a ser propiedad de Dámaso de Saldívar, y luego de Andrés de Berrio en 1964 tras casarse con Josefa Teresa de Saldívar.

La hacienda de Jaral de Berrio, llegó a ser tan productiva que colocó a sus dueños como los más acaudalados de México, y cuyoas productos agrupecuarios comenzaron a venderse en todo el país. De entre sus dueños destacamos a Juan Nepomuceno de Moncada y Berrio (tercer marqués de Jaral de Berrio), quien adempas de ser el más rico de México en su época, también fue uno de lso mayores terratencienites del mundo (esto dicho por Henry George Ward, ministri inglés de 1827); se dice que este marqués tuvo 99 hijos y a cada uno le regaló una de las 99 haciendas que llegó a poseer.

Luego de la lucha por la independencia de México, Jaral de Berrio pasó a ser propuedad de los Moncada.

Con el tiempo, la hacienda siguió creciendo en riquezas, fama e importancia, y sus productivos magueyales surtían a las fábricas de mezcal de la Soledad, a la de Melchor, a la De Zavala y a la de Rancho de San francisco, donde con tecnología rudimentaria pero propia de la época, las pencas se convertían en el apreciado licor.

Aparte de la elaboración y venta de mezcal, la hacienda de Jaral tuvo otras actividades de importancia como la fabricación de pólvora, para lo cual se aprovechaban sus tierras nitrosas y las de la hacienda de San Bartolo. Agustín Moncada, hijo de Juan Nepomuceno, decía: “mi padre posee en sus haciendas dos oficinas o fábricas para elaborar salitre, y tiene también en abundancia tierra, agua, leña, gente y todo lo concerniente para la elaboración de la pólvora”.

Dada la importancia económica de la hacienda, la vía del tren pasó a medio kilómetro. Sin embargo, esta línea fue después recortada para economizar distancias entre México y Nuevo Laredo.

Años después, durante la guerra de independencia, Francisco Javier Mina la tomó por asalto y saqueó el tesoro enterrado en el cuarto contiguo a la cocina. El botín constaba de 140 000 talegas de oro, barras de plata, efectivo de la tienda de raya, reses, cerdos, carneros, caballos, gallinas, cecina y cereales.

Muchos años después un hombre llamado Laureano Miranda empezó a promover la elevación del poblado del Jaral a la categoría de pueblo, el cual irónicamente, debería de llamarse, Mina. Pero la petición no fructificó, seguramente por las influencias y poderío de los dueños de la hacienda, y se cuenta que el mismo marqués ordenó la expulsión y quema de viviendas de todos aquellos que promovieron aquel cambio de nombre.


Ya en este siglo, mientras la bonanza continuaba, don Francisco Cayo de Moncada mandó levantar lo más atractivo de la hacienda: el palacete o casa señorial de estilo neoclásico con sus columnas corintias, sus cariátides, sus águilas ornamentales, su escudo nobiliario, sus torreones y la balaustrada en la parte superior.

Pero con la Revolución se inició la decadencia del lugar debido a los incendios y a los primeros abandonos. Después, durante la rebelión cedillista de 1938, la casa grande fue bombardeada desde el aire, sin causar baja alguna; y finalmente de 1940 a 1950, la hacienda se fue desmoronando y acabó por arruinarse, siendo doña Margarita Raigosa y Moncada la última propietaria.




Datos curiosos

  • La principal actividad de la hacienda era la producción de mezcal.
  • Jaral de Berrio fue locación para películas como "Pancho Villa" (con Antonio Banderas), "Hidalgo: La Historia Jamás Contada" (Demian Bichir), y "Érase una vez en México" (con Johnny Deep y Salma Hayek)

  • Según palabras de Néstor Oracio Palomino Claudio, quien vive a 26 km de la zona, en Jaral de Berrios hay túneles, pasillos subterráneos cuya existencia sólo conocen quienes son oriundos de la zona.


Si quieren visitar a Jaral de Berrio...

  • Viniendo de San Luis Potosí tomen la carretera central a Querétaro, y pocos kilómetros adelante doblen a su derecha rumbo a Villa de Reyes, para llegar a Jaral del Berrio que está de aquí a sólo 20 kilómetros.

  • Si vienen de Guanajuato tomen la carretera a Dolores Hidalgo y después a San Felipe, de donde la hacienda se encuentra a 25 kilómetros.


Los servicios de hotel, teléfono, gasolina, mecánicos, etc. los encuentras en San Felipe o en Villa de Reyes. 




Alejandra

No hay comentarios.:

Publicar un comentario